Branding y marcas de lujo: cómo crear una estrategia de diferenciación para los millennials

El mercado del retail branding en marcas de lujo no deja de crecer y aumentar las ventas en millones. No cabe duda que el lujo es uno de los grandes sobrevivientes en nuestra historia: guerras, crisis, cambios de era… lo ha superado todo.

El branding se alza como el aliado principal para guiar las nuevas estrategias de marcas de lujo que deberán volver a conectar con el cliente del siglo XXI, haciendo uso del componente emocional y tecnológico. Así, el retail branding debe redefinir su estrategia para adaptarse a los millennials. Pero, ¿cómo?

4 tendencias en branding de las marcas de lujo

Ver relojes de lujo digitales es cada vez menos extraño: las grandes firmas de éxito se están centrando en comprender los nuevos hábitos y necesidades que han surgido entre los consumidores del siglo XXI:

  1. Adaptación a las novedades tecnológicas: la era digital está más que instaurada en nuestro día a día, y ese es motivo más que suficiente por el que las marcas no pueden pasar inadvertida la tecnología. Es más, deben centrar todos sus esfuerzos en incluirla en sus productos y servicios. Por ejemplo, grandes firmas disponen ya de probadores inteligentes, que integran un personal shopper y cuyo objetivo es el de mejorar la experiencia de compra de los clientes volviendo a la individualización y personalización.
  1. Redefinir la forma en la que se comunica: aproximadamente son ya un 75% los clientes de productos de lujo que optan por realizar sus comprar online. Y todos ellos tienen algo en común: al igual que sucede en el tradicional punto de venta, también esperan un trato “vip” en los demás canales comunicativos. El reto no puede ser otro: mejorar los servicios online y añadirles valor diferencial.
  1. Rumbo hacia la sostenibilidad: el nuevo cliente de las marcas de lujo se preocupa cada vez más por la preservación del planeta. Por ello, las compañías del sector del lujo deben demostrar que sus productos son auténticos y cumplen con las nuevas exigencias de un target que está más sensibilizado con el medio ambiente.
  1. Nuevos mercados, nuevas oportunidades: China, Brasil o Rusia son ejemplos de algunos países emergentes que están teniendo muy buenos resultados al recibir el mercado del lujo. ¿Hacemos que nuestra marca de lujo cruce el charco?

Creación y desarrollo de la identidad de marca de lujo en España

Crear una marca de lujo y posicionarla en un mercado tan competitivo y caracterizado por el reconocimiento de aquellas compañías que llevan operando decenas de años, es una de las tareas más intrincadas.

Uno de los factores a tener en cuenta por las marcas corporativas de lujo es el perfil del consumidor tipo. Un estudio realizado por la Asociación del Lujo español desvela que el 52,6% de los consumidores de marcas de lujo son hombres.

La renta media del consumidor de lujo en nuestro país se sitúa entorno a los 140.000 euros anuales. Asimismo, destaca que en España tan solo el 31% de las marcas de lujo tienen un canal de venta online, dato que contrasta abruptamente con los negocios de lujo del extranjero, ya que el 62% de ellos sí venden online.

El marketing de lujo también debe tener buena cuenta la información que explica en qué se gasta el dinero los consumidores. Así, en España, se prevé que los clientes se gasten al año unos 2.650 euros en gastronomía, 2.279 euros en marcas de moda, accesorios y calzado, 2.052 euros en cosmética y belleza, y aproximadamente 2.290 euros en joyería.

En cuanto a ciudades en las que el lujo mejor se ha sabido integrar, en 2016, Barcelona fue la ciudad que más aportó en consumo de productos de lujo, seguida por la turística Marbella y la capital, Madrid.

Implementar en la estrategia de las empresas de lujo la publicidad y el co-branding pueden contribuir a impulsar sus marcas. No obstante, la garantía de éxito pasa obligatoriamente por la transformación de las marcas tradicionales a marcas emocionales y conectar así con los millennials.