El diseño de packaging infantil y la importancia del color

Los colores son muy importantes para los más pequeños, ya que son uno de los primeros códigos que aprenden nada más nacer. Los diseñadores de packaging son conscientes de ello, de ahí que se hayan realizado diversas investigaciones a lo largo de los últimos años que tenían como fin principal determinar el impacto de los colores en los niños. El fin es conseguir comprender mejor qué asociaciones se producen en la cabeza de los más pequeños y poder comunicar a través de los envases toda una serie de conceptos que les despierten el deseo de consumir.

Este tipo de estudios están especialmente indicados para el diseño de packaging alimentario y de bebidas, un sector en el que, nunca mejor dicho, los productos “deben entrar por los ojos” a los niños. El color del embalaje, por lo tanto, se convierte en el primer impacto visual de la marca con el niño en el punto de venta. Lo que significa que la estrategia brand de cualquier marca que quiera hacerse un hueco en el imaginario infantil pasa por seleccionar bien los colores del packaging de su producto.

La comunicación mediante el color en el diseño de packaging infantil

Los niños tienen más dificultades en asimilar toda una serie de estímulos cuando vienen de golpe. O, dicho de otra manera, no son capaces de interiorizar los mensajes que un producto les transmite mediante las letras, los eslogans o los dibujos. Cuando somos más “peques”, nos dejamos guiar por nuestras emociones. ¡Y los colores son un símbolo inequívoco de estas! Sino, que nos lo pregunten a los adultos, que aún relacionamos el color negro con la tristeza y el aburrimiento o el rosa con la felicidad. Los niños realizan este mismo proceso, pero de una forma más focalizada en sus propias emociones. Un estudio llevado a cabo en el año 2006 por los profesores Marshall, Stuart y Bell sobre la importancia del color en el branding coporativo de las empresas alimentarias enfocadas al público infantil, determinó que el color del packaging es el factor más importante para un niño en el momento de elegir un producto determinado. Por encima, incluso, de la forma del envase o de la categoría del producto – no importa que sean cereales, pastas o bebidas -.

El color se convierte así en el primer medio comunicativo de las marcas de alimentación con los niños. La estrategia de branding corporativo visual de este tipo de empresas – también conocida como visual branding – debe focalizar sus esfuerzos en tratar de diseñar envases infantiles capaces de llamar su atención a través del color.

Los colores preferidos de los niños según su edad

A este respecto, existen diferentes investigaciones que se han encargado de dilucidar qué tipo de colores por edad son los más impactantes para el público infantil. Esto no significa que la utilización de ese tipo de colores en el diseño de la estrategia de branding de una marca deba ser estricta. Pero sí que se debe tener en cuenta para potenciar el impacto visual, que como hemos dicho en líneas anteriores es fundamental para convencer al público infantil.

De entre las principales conclusiones que se pueden extraer de los estudios sobre el color y su impacto en el diseño de packaging para empresas de alimentación y bebidas, destacan las siguientes:

  • Para los menores de dos años, según Staples (1932) los colores rojo y amarillo son dos de los que más impacto les producen.
  • Para los niños con edades comprendidas entre dos y cuatro años, el rojo, el verde y el azul son los más adecuados a la hora de aplicar una estrategia cromática en el diseño de packaging para alimentación.
  • Entre los 5 y los 7 años los colores azul, rojo y rosa adquieren una importancia comunicativa y emocional. Si una marca escoge en su estrategia brand para el diseño de embalaje de producto este tipo de colores estará potenciando, además, la conexión entre el packaging y el producto que contiene. El color, una vez más, genera emociones positivas y negativas.
  • El azul es la gama cromática que más popularidad tiene a medida que los niños van ganando edad.

El diseño de packaging infantil para el sector de la alimentación y las bebidas está estrechamente ligado al éxito del producto. La razón, como se ha comentado, es que entre los niños y los colores existe un vínculo emocional importante. De igual modo que ocurre con los adultos, para el público infantil los colores azules, rojo o rosa generan sentimientos positivos. En cambio, los colores apagados como el marrón, el negro o el gris crean un fuerte rechazo. Esta es el argumento definitivo para que las marcas de alimentación infantil no rechacen la importancia del color en la estrategia de branding de sus productos. Y, por su puesto, que tampoco se olviden de diseñar un packaging que sea capaz de llamarles la atención.

En ColemanCBX somos profesionales del packaging y tenemos una larga y sólida trayectoria en la realización de proyectos para el sector de la alimentación infantil. Si quieres triunfar en el posicionamiento de tu producto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.