Estrategia de branding para supermercados: rebranding y digitalización

estrategia de branding en un supermercado mujer tecnologia

El avance tecnológico podría alejar a las marcas offline tradicionales de las nuevas generaciones. Y es que cada vez es más difícil conectar con los nuevos consumidores a través de un logotipo anticuado.

La estrategia de branding de los supermercados debe ser replanteada para poder dar respuesta a las actuales necesidades de los clientes. Apostar por plataformas digitales y renovar la imagen corporativa refuerza nuestra proyección en un mercado con oferta sobresaturada.

Estrategia de branding competitiva para afrontar los nuevos tiempos

Las grandes superficies de los principales grupos de distribución del mundo, como Auchan (Alcampo), se están sumando al cambio y reposicionamiento de marca para volver a seducir a la gente más joven.

La apuesta por el rebranding aporta a las marcas de supermercados una imagen actualizada y mejorada. Lo cual será una ventaja competitiva para poder dejar de lado una presencia clásica o descatalogada.

En este sentido, renovar el posicionamiento de marca modernizando el logo o las fachadas de los establecimientos nos ayudará a mejorar las ventas. Tal y como denota la última estrategia de branding de los Supermercados DÍA. La compañía ha mejorado las ventas en sus establecimientos en torno al 30%, gracias al rebranding.

3 tips para reposicionar una marca de supermercado en un nuevo escenario

Para poder reposicionar una marca de supermercado debemos poner el foco en un objetivo principal. Es decir, determinar cuál será la propuesta de valor diferencial:

  1. Construir una marca multiplataforma: no es necesario apostar por la venta online de alimentación para volver a ganarse la confianza de los clientes. Internet es un canal óptimo para poder acercarse y conocer mejor a los consumidores. Además de ampliar su experiencia de compra o simplemente mejorar el servicio de atención al cliente.
  2. Renovar la identidad corporativa: rediseñar las lineas de nuestra identidad visual nos ayudará a conectar con nuevas generaciones. Y reforzar el vínculo con nuestro target. La apuesta por una tipografía en sintonía con los nuevos tiempos reposiciona la marca en el mercado, sin perder el reconocimiento que ya se posee.
  3. Actualizar el tono de comunicación: es muy recomendable llamar la atención a partir de un tono de comunicación que transmita la experiencia de consumo. Es decir, crear nuevos argumentos comerciales que refuercen nuestra presencia ante los cambios del mercado.

La renovada estrategia de branding corporativo debe transmitir la apuesta de valor diferencial de nuestra marca. Por ello, la acompañaremos de un mensaje único, en un tono fresco y cercano, que aporte un atractivo añadido al producto.

Actualizar el posicionamiento de marca hará del supermercado tradicional una versión adaptada a los nuevos tiempos. Sin dejar de lado la confianza de “la marca de toda la vida”.