Envases para vino: la lucha por la diferenciación en el packaging corporativo

La sofisticación, el culto y la exclusividad son algunos de los conceptos que nuestro subconsciente liga a un producto: el vino. Y en este sentido, España puede sentirse orgullosa de contar con casi 1,2 millones de hectáreas de viñedos y de ser el mayor exportador de esta preciada bebida en todo el mundo.

No obstante, en un mercado en el que existe tanta rivalidad y disputa por la venta de los vinos que ofrecen las distintas compañías, es clave contar con expertos en diseño de envase y embalajes para que nos ayuden a acertar con la estrategia de márketing que mejor ponga en valor nuestra identidad corporativa.

Las 3 tendencias del packaging de vinos 

La innovación constituye un reclamo a voces para satisfacer a unos clientes agotados de la oferta de siempre y que buscan la diferenciación. Pero la realidad es que en el mundo del vino, ya se ha explorado mucho sobre todo lo que concierne a los distintos sabores. ¿Cómo diferenciarse, entonces?

El packaging juega un papel fundamental, en este sentido, al ser responsable de la creación de un vínculo entre el vino y el consumidor. Los expertos en diseño de envase y embalaje así lo constatan: el poder del packaging del vino actúa en segundos, en aquellos por los que un cliente decide llevarse una botella y no otra. Estas son las 3 tendencias del packaging de vinos:

  1. Desarrollo de nuevos envases inteligentes: estos permiten conocer todos los procedimientos de la cadena de valor del vino, y aportan información útil sobre el producto, como por ejemplo su indicador termocrómico o de autenticidad. Además, los envases inteligentes pueden detectar todos aquellos cambios en el ambiente externo que puedan afectar al vino.
  2. Preocupación por la sostenibilidad: la sociedad demanda cada vez más el respeto al medio ambiente, y aunque el vidrio es uno de los materiales que más se recicla, la tendencia es a usar el plástico PET, el  más reciclado en la comunidad europea.  
  3. Perfección del envase para mejorar la conservación del vino: el envasado que está ganando popularidad es el llamado “activo”, que busca la optimización de la conservación del vino mejorando las propiedades sensoriales y alargando la vida útil del envase. Asimismo, están en auge los nuevos modelos de embalaje que se basan en el aligeramiento de los productos, sustituyendo los materiales pesados de las botellas por otros más ligeros.

Conjugar estas tres tendencias en la estrategia de las compañías de vinos es una tarea ardua, que requiere de profundos conocimientos en la materia. Por ello, es muy recomendable recurrir en busca de los sabios consejos de los expertos en diseño de envase y embalajes.

Confiar en expertos en diseño de envase y embalajes: clave

El vino, uno de los productos estrella de España, es una producción muy valorada y que factura millones de euros todos los años. Y la llave del éxito que va a añadir este valor al vino, será su embalaje.

La etiqueta que se ubica en las botellas de vino no solo identifica, sino que es un elemento esencial de construcción de marca que transmite los valores de la bodega. Diseñar un packaging con la colaboración de expertos en diseño de envase y embalajes va a tener efectos muy beneficiosos para las empresas. ¿El principal? El aumento de las ventas y de los ingresos, que permitirá el crecimiento de estas compañías.