¿Qué es el co-branding? La estrategia colaborativa de las marcas

Que es el co-branding chocolate tabletas milka

El dicho “la unión hace la fuerza” tiene también cabida en el mundo del branding. Son muchas las marcas que combaten por destacar creándose una identidad propia. Y es que algunas compañías, en su batalla por destacar en el sector, apuestan por firmar alianzas win to win con otras marcas.

Qué es el co-branding: la alianza de las marcas

El co-branding es una estrategia de posicionamiento que consiste en la asociación de marcas con el objetivo de impulsar su valor y rentabilidad. Se trata de un acuerdo estratégico que puede influir en la identidad corporativa de las marcas. Ya que una firma, que ya contaba con una personalidad propia, pasará a tener una fuerte vinculación con otra. Que también la tiene.  

Los principales beneficios de las marcas que deciden hacer co-branding son las siguientes:

  1. Posibilidad de entrar en otros mercados. La ayuda de otras firmas puede ser el empujón necesario para abordar mercados o nichos que, hasta ahora, habían sido complicados de conquistar.
  2. Captar nuevos clientes. La novedad es un extraordinario aliciente para atraer a nuevos consumidores. Y lo que ocurre en ocasiones en el co-branding es que dos marcas se fusionan para crear un nuevo producto.
  3. Compartir los gastos. Ciertas acciones, como por ejemplo llevar una campaña publicitaria a una gran cadena de televisión, conllevan un gran esfuerzo económico. Por eso, compartir los gastos de acciones que necesitan de grandes presupuestos, puede ser una gran idea para incrementar la notoriedad de las marcas.

5 claves previas a la estrategia de co-branding

Las sinergias pueden ser una gran oportunidad para expandirse a otros mercados y fortalecer la imagen de marca. Pero, antes de dar el paso, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones previas:

  1. Investigar lo que puede suceder: es esencial que hagas una valoración minuciosa de cuál es la imagen de tu marca. Estudiar si puede beneficiarse de empezar una estrategia de branding, conjunta con otra.
  2. Trazar bien el rol que cada marca va a tener: compartir objetivos y estrategia no es fácil. Debemos coordinar toda la comunicación a la perfección. Por lo que será imprescindible dejar claro, desde el primer momento, el rol de cada marca. Y su modelo comunicativo.
  3. Análisis de costes y beneficios: compartir estrategia de branding con otra marca reducirá los gastos a la mitad. Pero también lo pueden hacer los ingresos. Y, como bien dice el dicho “vale más prevenir que curar”. Así que un consejo es que sopeses si realmente te va a beneficiar.
  4. Medir y controlar el éxito: definir parámetros de medición para evaluar, continuamente, aquello que consideramos importante.
  5. Buscar un “Plan B”: ya sea porque el contrato de colaboración llega a su fin o porque la alianza acaba siendo perjudicial, es importante trazar un plan de acción alternativo al Co-Branding.

Co-branding ejemplos

Las marcas Milka y Oreo se unieron para lanzar al mercado una tableta de chocolate que combinaba ambos productos estrella: el chocolate. Aunque no sabemos con certeza el volumen de facturación que las compañías consiguieron con la venta del nuevo producto, sabemos que captaron la atención del público más fiel. 

Otro ejemplo es la fusión entre Calvo y Carbonell. En este caso la marca anfitriona es Calvo, que quiso insertar a la marca de aceites Carbonell en su estrategia de Branding con el objetivo de diferenciarse de la competencia. Así, el atún Calvo tenía más probabilidades de calar en los consumidores bajo el atributo de un atún de calidad y saludable.

Es recomendable que cualquier marca que se esté planteando llevar a cabo esta sinergia, conozca la opinión de una consultora estratégicaSólo especialistas en el campo del branding corporativo pueden anticipar que camino debe seguir la unificación de dichas marcas.

Evitando así perder relevancia ni posicionamiento a lo largo del proceso.